Constatan que la metformina modifica la microbiota intestinal en pacientes con diabetes tipo 2

José Manuel Fernández-Real, jefe de grupo del CIBEROBN
CIBER | viernes, 11 de mayo de 2018

En el marco del XXIX Congreso de la Sociedad Española de Diabetes, celebrado en Oviedo el pasado mes de abril, el jefe de grupo del CIBEROBN, José Manuel Fernández-Real, dio a conocer a los asistentes los resultados de uno de sus estudios recientes que confirma que la metformina modifica la microbiota intestinal en pacientes con diabetes tipo 2.

Esta investigación, publicada en Nature Medicine, y realizada por el Hospital Josep Trueta en colaboración con centros de Toulouse y Gotemburgo,  permite abrir nuevas líneas en el abordaje de esta enfermedad, tratando de buscar alternativas que consigan el mismo efecto que provoca este fármaco.

Más de 80 especies bacterianas modificadas

La metformina induce la proliferación de bacterias que podrían ser utilizadas para potenciar la disminución de glucosa. Para llegar a esta conclusión durante el estudio se prescribió una dieta hipocalórica a pacientes con diabetes tipo 2 y se les administró placebo o metformina. Analizando los resultados comprobaron que  la microbiota de los individuos que tomaron metformina cambió sustancialmente, mientras que en los que tomaron placebo no sucedió lo mismo. En total fueron más de 80 especies bacterianas en las que se detectó una modificación en su abundancia relativa.

Nueva línea de investigación

Constatado este efecto en humanos, el siguiente paso fue tratar de replicar en el laboratorio las observaciones realizadas a través de cultivos puros de bacterias a las que se añadió metformina. Esto les permitió confirmar que añadir este principio en la placa de Petri a Bifidobacterium adolescentis aumentaba sustancialmente su crecimiento y abundancia.

A partir de este conocimiento analizaron los efectos de la utilización de heces de pacientes que habían recibido metformina, suministrando a ratones este ecosistema bacteriano, comprobando que  mejoraba el metabolismo de la glucosa. Por lo tanto, a través del uso de la microbiota modificada, en ausencia de metformina, no presente ya en las heces, se logró emular los efectos de ésta.

Este estudio está teniendo ahora continuidad con una nueva línea para determinar si se puede emular este ecosistema bacteriano por otros métodos. Para ello se está analizando el efecto de la dieta, a través de alimentos concretos, para modificar la microbiota de forma similar a la que provoca la metformina.

Ciberobn