El “American College of Cardiology” premia a investigadores CIBERCV por sus descubrimientos en la estenosis aórtica del anciano

Grupo de Fernández-Avilés en el Gregorio Marañón
CIBER | martes, 28 de marzo de 2017

El American College of Cardiology (ACC) ha reconocido el trabajo del grupo de Francisco Fernández Avilés en el Hospital Gregorio Marañón con el premio al mejor artículo publicado en su revista en el año 2016, por suponer un avance importante en el diagnóstico de pacientes ancianos con estenosis aórtica.

El premio, otorgado en la 66º Sesión Científica Anual del ACC celebrado el pasado mes de marzo en Washington, es fruto de la apuesta por la investigación traslacional que el Servicio de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón ha hecho a lo largo de la última década. El trabajo fue realizado gracias a un Proyecto de Investigación financiado por el CIBERCV y el Instituto de Salud Carlos III y liderado por la Dra. Raquel Yotti. El Servicio de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón realiza un enorme esfuerzo por la formación y promoción de investigadores jóvenes; bajo la tutoría del Dr. Javier Bermejo, la Dra. Candelas Pérez del Villar, primera autora del trabajo, disfruta de un Contrato Juan Rodés, un tipo de contrato muy competitivo al que sólo optan médicos con una impecable trayectoria científica en el marco del Sistema Nacional de Salud.

En España, casi un tercio de los mayores de 65 años presenta una afectación degenerativa de la válvula aórtica y hasta un 3% de la población mayor de 75 años padece una estenosis aórtica grave. La estenosis aórtica se produce por la progresiva calcificación de la válvula que gradualmente va dificultando su apertura y, por tanto, la salida de la sangre del corazón. El corazón es capaz de compensar la estenosis de la válvula aumentando la presión en su interior, hasta que empieza a fallar produciendo síntomas, principalmente la fatiga al realizar esfuerzos. En ese momento, el único tratamiento eficaz es la sustitución valvular, intervención que en pacientes mayores hoy en día se hace habitualmente mediante cateterismo. Sin embargo, como el tratamiento no está exento de riesgos, la intervención sólo es beneficiosa cuando la válvula está gravemente cerrada y los síntomas del paciente están directamente relacionados con esta enfermedad.

El grupo del Hospital Gregorio Marañón, que ahora forma parte del CIBER de Enfermedades Cardiovasculares, ha dedicado un gran esfuerzo a estudiar un grupo de pacientes con estenosis aórtica en los que las tecnologías disponibles no sirven para caracterizar su severidad y tomar decisiones. Los investigadores han realizado estudios muy sofisticados combinando ultrasonidos, cateterismo, y medición de los gases respiratorios. Usando estas herramientas, han podido distinguir los pacientes que tienen verdaderamente estrecha la válvula aórtica y requieren una por tanto una intervención de sustitución valvular con cirugía o catéter de aquellos en los que los síntomas no obedecen a alteraciones de la válvula sino a otras alteraciones asociadas, y que no se benefician por tanto de la intervención.