En España la disminución de la mortalidad se aceleró durante la crisis, especialmente en las clases socioeconómicas más bajas

CIBER | martes, 18 de octubre de 2016

La prestigiosa revista Lancet ha publicado recientemente un estudio centrado en 36 millones de inscritos en el Censo español de 2001 clasificados según riqueza material (baja, media y alta), medida por el espacio útil de la vivienda (<72 m², 72–104 m², and >104 m²) y el número de coches (ninguno, uno y dos o más) disponibles en el hogar. El estudio examina la mortalidad entre los 10 y los 74 años durante el período 2004-2011 en los tres niveles de riqueza y encuentra una mayor disminución de la mortalidad durante la crisis (2008-2011) que en el periodo anterior en todos los niveles, pero especialmente en los niveles más bajos. De hecho la mortalidad que disminuía a un ritmo de 1,7%, 1,7%, y 2,0% anual antes de la crisis en los niveles de riqueza bajo, medio y alto, definidos por el espacio útil en la vivienda, pasó a disminuir a un ritmo de 3,0%, 2,8% y 2,1%, respectivamente, durante la crisis. De forma similar, la mortalidad que disminuía a un ritmo de 0,3%, 1,6% y 2,2% anual antes de la crisis en los niveles bajo, medio y alto, definidos por el número de coches disponibles en el hogar, pasó a disminuir a un ritmo del 2,3%, 2,4% y 2,5%, respectivamente, durante la crisis. Esta aceleración de la tendencia descendente de la mortalidad se produjo para la mayor parte de las causas de muerte. Parece, pues, que a corto plazo la crisis ha tenido un efecto favorable sobre la mortalidad, especialmente en los grupos de posición socioeconómica más baja.

El estudio ha sido realizado en el marco del grupo 21 del Ciber de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP),  que agrupa a investigadores del Departamento de Medicina Preventiva, Salud Pública e Historia de la Ciencia de la Universidad Complutense de Madrid, de la Escuela Nacional de Sanidad y  del  Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III,  en colaboración con la Universidad Drexel de Filadelfia, y el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía.

¿Qué hay detrás de tan inesperados resultados?

Los hallazgos no son tan inesperados porque muchos autores venían ya sosteniendo que el efecto de las fluctuaciones macroeconómicas en la mortalidad es procíclico; es decir, la tendencia descendente en la mortalidad suele ser mayor en los períodos de recesión. Sin embargo, el hallazgo de un mayor descenso de la mortalidad en los grupos de menor posición socioeconómica es bastante novedoso. Esto podría deberse a que las personas con menos recursos han mejorado más sus estilos de vida relacionados con la salud (por ejemplo el consumo de tabaco y alcohol, la alimentación o la actividad física), y también a que las actividades industriales, comerciales y recreativas, incluido el tráfico rodado, tienen un mayor efecto adverso en la salud de las personas de baja posición socioeconómica (a través por ejemplo de la polución, los accidentes, el estrés u otros factores), lo que hace que cuando dichas actividades se reducen el efecto en estas personas sea más favorable. Los autores recuerdan que a pesar de estos cambios las personas de posición socioeconómica baja siguen teniendo un riesgo de mortalidad considerablemente mayor que las de posición socioeconómica alta.

 

Artículo de referencia:

Mortality decrease according to socioeconomic groups during the economic crisis in Spain: a cohort study of 36 million people.Enrique Regidor, Fernando Vallejo, José A. Tapia Granados, Francisco J. Viciana-Fernández, Luis de la Fuente, Gregorio Barrio.The Lancet. Published OnlineOctober 13, 2016 http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(16)30446-9

 

Ciberesp