La dilatación ventricular puede estar relacionada con cambios en el desarrollo cortical en los fetos con ventriculomegalia aislada

Medición de la profunidad de los surcos cerebrales: a) Ínsula y Cisura de Silbio, b) Surco parieto-occipital, c) Surco calcarino y d) Surco cingulado.
CIBERER | martes, 10 de abril de 2018

Elisenda Eixarch, investigadora de la U719 que lidera Eduard Gratacós en el Hospital Clínic y el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, ha coordinado un estudio que ha analizado las alteraciones en el desarrollo cortical cerebral en fetos con ventriculomegalia aislada no severa.

Con la utilización de técnicas de neurosonografía, los investigadores han observado que los surcos parieto-occipital y calcarino de los fetos afectados por esta enfermedad rara tienen un menor grado de maduración. Además, se ha encontrado un patrón de maduración retardada en otras regiones distantes del sistema ventricular. Estos resultados sugieren que en una proporción de fetos con esta enfermedad, la dilatación ventricular puede estar relacionada con un menor grado de desarrollo cortical y con los peores resultados de neurodesarrollo en etapas posteriores de la vida.

La ventriculomegalia es una anomalía que se presenta en 0,3-1,5 de cada 1.000 recién nacidos y conlleva el aumento del tamaño de uno de los dos ventrículos laterales, unas cavidades localizadas en el interior de cada uno de los hemisferios cerebrales, lugar donde se origina el líquido cefalorraquídeo que protege el sistema nervioso central: el cerebro y la médula espinal. En una parte de los casos de ventriculomegalia hay alguna malformación asociada, pero en el 40% no hay una causa aparente y se considera como aislada. En estos casos, a pesar de no existir ninguna anomalía evidente, hay riesgo de aparición de alteraciones del neurodesarrollo a largo plazo.

En este estudio, publicado en Prenatal Diagnosis, se incluyeron 40 fetos con ventriculomegalia aislada no severa y 40 controles. Se evaluó con neurosonografía avanzada el desarrollo cortical en dos momentos, en las semanas 26 y 30 de gestación, midiendo la profundidad de surcos del cerebro seleccionados y aplicando una escala de maduración en ellos.

Los fetos con esta enfermedad rara mostraron un menor grado de desarrollo de los surcos parieto-occipital y calcarino. Además, por primera vez se demostró que existe un patrón de maduración retardada en otras regiones distantes del sistema ventricular. Este hallazgo es importante ya que demuestra que los cambios observados no pueden ser explicados solo por la distensión del ventrículo, sino por una posible alteración en la arquitectura cortical.

En el estudio, han participado también investigadores del Hospital de Santa Maria de Lisboa.

Artículo de referencia:

Altered cortical development in fetuses with isolated non-severe ventriculomegaly assessed by neurosonography. Hahner N, Puerto B, Perez-Cruz M, Policiano C, Monterde E, Crispi F, Gratacos E, Eixarch E. Prenatal Diagnosis. doi:10.1002/pd.5240

Noticias relacionadas:

Identifican un biomarcador fetal para el pronóstico de las alteraciones neurológicas