Más del 10% de la población de EEUU tiene 10 o más Compuestos Orgánicos Persistentes a altas concentraciones

Grupo del CIBERESP coordinado por Miquel Porta, al que pertenece también José Pumarega
IMIM | lunes, 3 de octubre de 2016

El número de contaminantes en concentraciones altas está relacionado con la raza, la pobreza, la edad y el índice de masa corporal.

Un estudio liderado por investigadores del IMIM (Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas) ha analizado la cantidad de compuestos orgánicos persistentes (COPs) detectados a altas concentraciones en la población de EEUU y ha observado que está relacionada con factores socioeconómicos tales como el género, la raza, índice de masa corporal, nivel de educación y pobreza. Más del 10% de la población estadounidense tiene 10 o más COPs, cada uno de ellos en el 'top 10' (a concentraciones en el nivel 10% más alto). El número de contaminantes en concentraciones altas está relacionado con la raza, la pobreza, la edad y el índice de masa corporal

Los Compuestos Orgánicos Persistentes o COPs son un conjunto de contaminantes químicos que los humanos prácticamente no excretamos y que se degradan muy lentamente, por eso se acumulan tanto en nuestros organismos como en el ambiente. La mayoría de COPs han sido utilizados como pesticidas o son residuos industriales que contaminan los alimentos de los animales y de los humanos.

Normalmente, la 'contaminación interna' (en el interior del cuerpo de las personas) por estos productos químicos se evalúa mirando cada compuesto por separado, sin analizar las mezclas o ‘cóctel’ de COPs que siempre se encuentra en una persona. Y cuando se mira cada compuesto por separado se observa que una inmensa mayoría de la población tiene el COP en concentraciones bajas, mientras una pequeña minoría de la población tiene concentraciones altas del compuesto. Así sucede cuando cada COP se estudia de forma individual.

Sin embargo, los investigadores del CIBERESP: Miquel Porta, José Pumarega y sus compañeros del IMIM observaron que nadie miraba los niveles o concentraciones corporales de todos los COPs en cada individuo de forma combinada y, por tanto, no se comprobaba si era correcto suponer que la inmensa mayoría de la población tenía bajos niveles de todos los COPs. Dicha suposición resultó ser incierta.

El 'sencillo cambio', que resultó ser 'radical', realizado por los investigadores fue dejar de enfocar cada COP por separado y pasar a enfocar todos los COPs detectados en cada individuo. Y así descubrieron que una mayoría de individuos tenía al menos algún COP a altas concentraciones: en concreto, un 67% de los participantes en el estudio tenían uno o más COPs a concentraciones superiores al percentil 90 (el nivel 'top 10' o 10% más alto).

También descubrieron que una minoría importante tenía diversos COPs a altas concentraciones: el 13% de la población de los EEUU tiene 10 o más COPs a altas concentraciones; en concreto, cada COP se encuentra en el ‘top 10’ (es decir, en una concentración superior al percentil 90).

Para realizar el trabajo los investigadores analizaron los niveles de COPs de 4.739 personas incluidas en la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES) de EEUU. Calcularon el número de COPs cuyas concentraciones sanguíneas eran superiores a ciertos niveles considerados altos.

"Este patrón de muchos COPs a altas concentraciones es nueve veces más frecuente en los afroamericanos y cuatro veces menos frecuente en los mexicanos-americanos que en los blancos no hispanos. Por lo tanto, el número de COPs a altas concentraciones está relacionado con la raza (o origen étnico). También hemos observado que las personas con bajo nivel adquisitivo tienen más COPs a niveles elevados, y que el número de COPs a altas concentraciones aumenta con la edad y el índice de masa corporal", explican José Pumarega investigador del IMIM y del CIBER de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) y Miquel Porta, investigador del CIBERESP y coordinador del grupo de investigación en epidemiología clínica i molecular del cáncer del IMIM i catedrático de Salud Pública de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) i autores principales del artículo publicado en la revista PLoS One.

La metodología aplicada ahora en la población de EEUU fue desarrollada y utilizada primero por los mismos investigadores en la población de Cataluña. Las conclusiones obtenidas en aquella ocasión fueron muy similares a las obtenidas ahora.

Artículo de referencia

“Number of Persistent Organic Pollutants Detected at High Concentrations in Blood Samples of the United States Population”. José Pumarega, Magda Gasull, Duk-Hee Lee, Tomàs López, Miquel Porta. Revista PLoS One – http://dx.doi.org/10.1371/journal.pone.0160432

Ciberesp