Un estudio revela que la corteza parietal está afectada tanto en niños como en adultos diagnosticados de trastorno obsesivo compulsivo

Grupo del CIBERSAM en el Hospital Clínic liderado por Miquel Bernardo
CIBERSAM | jueves, 21 de diciembre de 2017

American Journal of Psychiatry publica este mes el segundo estudio del consorcio ENIGMA sobre trastorno obsesivo compulsivo en el que colaboran las investigadoras del CIBERSAM Luisa Lázaro y Rosa Calvo y Astrid Morer - del grupo liderado por Miquel Bernardo en el Hospital Clinic-; y Carles Soriano-Mas y Pino Alonso -del grupo liderado por José Manuel Menchón del IDIBELL-.

El estudio que ha conseguido reunir una muestra de 1.905 imágenes de resonancia magnética cerebral de niños, adolescentes y adultos diagnosticados de trastorno obsesivo-compulsivo y 1.760 de controles sanos. El importante tamaño muestral conseguido de forma colaborativa por 69 investigadores de 27 centros a lo largo de todo el mundo permite un gran poder estadístico y fiabilidad científica.

"Los resultados desprenden que la corteza parietal parece estar afectada tanto en niños como en adultos diagnosticados de trastorno obsesivo compulsivo y que aunque no se observaron diferencias significativas a nivel de estructuras cerebrales entre los pacientes no medicados y los controles sanos, si se observaron importantes diferencias entre los pacientes medicados y los controles sanos tanto en niños como en adultos" afirma la Dra Lázaro. " Así -añade la Dra. Calvo- los adultos diagnosticados de trastorno obsesivo-compulsivo  y medicados mostraron menor grosor cortical global mientras los niños con este diagnóstico y medicados mostraron anomalías principalmente en las áreas más frontales del cerebro". 

Referencia del estudio

Cortical Abnormalities Associated with Pediatric and Adult Obsessive-Compulsive Disorder: Findings from the Enigma Obsessive-Compulsive Disorder Working Group

Cibersam