“El Programa de Trastorno Bipolar de CIBERSAM es un actor de primera línea en la generación de conocimiento sobre esta enfermedad a nivel internacional”

Eduard Vieta, coordinador del Programa de Investigación en Trastorno Bipolar
CIBER | martes, 24 de mayo de 2016

El trastorno bipolar afecta a más de un 2% de la población y tiene un grave impacto en la vida de quienes lo padecen. El programa de investigación en esta enfermedad del CIBERSAM es uno de los líderes mundiales en la identificación de las causas y el tratamiento del trastorno bipolar. Está contribuyendo sustancialmente a mejorar su pronóstico, tanto a través de farmacoterapia como de intervenciones psicológicas innovadoras.

¿Cómo valora la contribución del Programa de Trastorno Bipolar del CIBERSAM a la mejora del conocimiento sobre esta enfermedad?

El Programa de Trastorno Bipolar de CIBERSAM es un actor de primera línea en la generación de conocimiento sobre esta enfermedad a nivel internacional. Tanto los grupos que lo componen como, muy especialmente, las colaboraciones entre dichos grupos en proyectos multicéntricos y coordinados, han dado lugar a grandes avances en el conocimiento que se han traducido en publicaciones de alto impacto e innovaciones muy relevantes. En el Programa participan activamente 6 grupos, más uno que se incorpora este año, pero también otros grupos de CIBERSAM aportan muestras y acciones colaborativas que han permitido aumentar la capacidad de reclutamiento y una mayor interacción clínico-básica. La evaluación realizada recientemente por el Instituto de Salud Carlos III destacó explícitamente en su informe la calidad científica del Programa.

¿Podrá llegar a prevenirse y curarse el trastorno bipolar?

Se están produciendo avances importantes en dianas terapéuticas como los circuitos cerebrales implicados en la regulación emocional, como muestran estudios colaborativos de CIBERSAM publicados en revistas de prestigio como Brain Structural Functioning, Biological Psychiatry, o British Journal of Psychiatry. Estos estudios han permitido conocer mejor la estructura y funcionamiento de dichos circuitos a través de técnicas de neuroimagen. Cuanto mayor sea el avance científico en este tema, más cerca estaremos de diseñar estrategias preventivas y terapéuticas que nos acerquen al objetivo de curar y prevenir la enfermedad.

 

El trastorno bipolar es de difícil diagnóstico, ¿hay avances para la mejora en este campo?

CIBERSAM ha contribuido sustancialmente al avance diagnóstico. Ejemplos son las publicaciones relacionadas con los estudios de campo del DSM-5 respecto a la fiabilidad diagnóstica de los trastornos bipolares I y II (American Journal of Psychiatry), y el desarrollo de instrumentos de cribaje diagnóstico online utilizando la plataforma del banco de instrumentos de CIBERSAM. Nuestro programa es, además, particularmente activo en la búsqueda de biomarcadores. Un aspecto que también distingue a CIBERSAM es su protagonismo en la descripción de la denominada “comorbilidad inversa”, que consiste en el hecho de que sufrir una enfermedad determinada puede ser, en ciertos casos, un factor protector para el sufrimiento de otra.

 

¿Cuál está siendo la contribución en cuanto a la identificación de genes de riesgo y biomarcadores?

Son varios los grupos que investigan en marcadores genéticos y otros biomarcadores, y los hallazgos son de gran valor, especialmente aquellos que se consiguen en el marco de consorcios internacionales que acumulan grandes muestras de pacientes. Algunos de estos trabajos han dado lugar a la identificación de zonas del genoma implicadas en la fisiopatología de la enfermedad y/o en la respuesta a ciertos tratamientos. Estos trabajos se han publicado en revistas de máximo nivel como New England Journal of Medicine o Lancet, por ejemplo.

 

Han publicado recientemente un estudio en el que se identifica una zona del genoma implicada en la respuesta al litio en pacientes con trastorno bipolar, ¿cuál es la relevancia de este hallazgo?

Este es un trabajo que ha tenido mucha repercusión porque por una parte puede llegar a permitir la identificación de pacientes con mayor probabilidad de responder al litio y, por otra, abre la puerta a conocer mejor el mecanismo de acción de dicho fármaco, que a la larga podría facilitar el desarrollo de otras alternativas terapéuticas.

 

¿Qué líneas de investigación están abordando en materia de terapias farmacológicas y no farmacológicas?

Un apartado muy importante de la actividad del Programa de Trastorno Bipolar de CIBERSAM son los ensayos clínicos, que son la vía para el descubrimiento de nuevos tratamientos. CIBERSAM ha sido un actor muy importante en el progreso del tratamiento farmacológico del trastorno bipolar. Fármacos que están en uso a día de hoy, como quetiapina o aripiprazol, y otros que están cerca de ser comercializados, como cariprazina, han sido ensayados y publicados en el marco de colaboraciones internacionales de CIBERSAM. Tratamientos basados en la biofísica, más que en la farmacología, como la estimulación cerebral o innovaciones respecto a la terapia electroconvulsiva, también han dado lugar a publicaciones en American Journal of Psychiatry y otras revistas científicas de altísimo nivel.

 

¿Resulta de utilidad la intervención psicosocial para el tratamiento del trastorno bipolar?

CIBERSAM ha protagonizado grandes avances en esta área del conocimiento. El ensayo multicéntrico de rehabilitación funcional en el que participaron 10 grupos de CIBERSAM es una muestra de ello. Sus resultados fueron positivos y ahora mismo esta técnica de rehabilitación neurocognitiva y funcional se está extendiendo a muchos países, gracias también a la publicación del manual correspondiente y a su reconocimiento en guías clínicas. Se han publicado 11 artículos de alto impacto y se sigue investigando en su refinamiento.

 

Han realizado en colaboración con la NASA un estudio en el que concluyen que la variación lumínica es determinante en el inicio de algunas enfermedades mentales como el trastorno bipolar…

Efectivamente, CIBERSAM ha proporcionado muestras de pacientes con trastorno bipolar a un consorcio internacional que, en colaboración con la agencia espacial norteamericana, ha identificado la variación de la exposición a la luz diurna como un factor determinante de la edad de inicio del trastorno bipolar. Ya se han publicado 3 artículos sobre los aspectos epidemiológicos, y ahora el reto es identificar los mediadores neurobiológicos. Desde hace siglos se sabe que existe en muchos pacientes un patrón estacional de recaídas, y ahora sabemos que el factor más relevante es la variación lumínica. Nuestro cerebro responde a los cambios horarios en la exposición solar a través de una hormona, la melatonina, que se produce a partir del triptófano en la glándula pineal y cuya actividad está regulada por el núcleo supraquiasmático del hipotálamo, que recibe información de la retina acerca de los patrones diarios de luz y oscuridad. Es posible que nuestro reloj biológico establezca precozmente, al nacimiento, ciertos patrones de respuesta que luego van a ser determinantes en la eclosión de disrupciones graves de los ritmos biológicos, como ocurre en el trastorno bipolar.

 

También han participado en el desarrollo de un software para la monitorización y el apoyo a pacientes con trastorno bipolar…

La innovación es otra de las vertientes fundamentales de la acción de CIBERSAM y su Programa de Trastorno Bipolar. La aplicación SIMPLe, que se presenta este año en el congreso de la American Psychiatric Association, ha demostrado su utilidad y facilidad de uso por parte de los pacientes. Con ella, los cambios detectables del estado de ánimo, sueño y actividad física permiten identificar de forma temprana cambios que pueden ser debidos a fluctuaciones de la enfermedad, y la propia aplicación informa al paciente de dichos cambios. Con ello vemos que los pacientes pueden llegar a ser sujetos activos en el manejo de su propia enfermedad, facilitando la prevención secundaria.

 

Acaban de presentar un documento de consenso para mejorar el manejo de la agitación, que sufren nueve de cada diez pacientes con trastorno bipolar o esquizofrenia, ¿cómo valora este protocolo?

La importancia de este documento, liderado por CIBERSAM, reside en el hecho de que ha sido apoyado por todas las sociedades de Psiquiatría Biológica del mundo, a través de su federación. En él se expone el procedimiento estandarizado para alcanzar un consenso de expertos internacionales, y las 22 recomendaciones derivadas de dicho consenso. De forma sucinta, el documento aboga por un manejo más humano y menos invasivo de la agitación, evitando el uso de la fuerza salvo en casos de riesgo evidente para el propio paciente, sus familiares, o terceros, y promoviendo la prevención y la participación activa del paciente en la toma de decisiones. Es un documento que demuestra que CIBERSAM no sólo es un productor formidable de conocimiento científico, sino también un actor principal en la promoción de valores que van más allá de la mera actividad científico-técnica.

Cibersam