Seguir programas de mamografía rutinarios disminuye la tasa de mortalidad por cáncer

Marta Solans, investigadora del CIBERESP en la U. Girona
CIBER | jueves, 13 de diciembre de 2018

Investigadores del CIBERESP en la Universitat de Girona, junto con otros investigadores, han participado en un estudio en el que presentan datos sobre la incidencia y mortalidad en mujeres diagnosticadas de cáncer de mama ductal in situ en la provincia de Girona en los últimos 20 años. 

El cáncer de mama ductal in situ (DCIS) es una lesión indolora y de bajo grado que se origina en los ductos mamarios. Se considera el más común de todos los canceres de mama in situ y es mayoritariamente diagnosticado a través de mamografías rutinarias.

En este trabajo, publicado recientemente en Clinical and Translational Oncology, han participado Rafael Marcos-Gragera y Marta Solans investigadores del CIBERESP en el Grupo de Investigación en Estadística, Econometría y Salud (GRECS) que lidera Marc Saez en la Universitat de Girona.

Participación a programas de mamografía rutinarios aumenta tasas de incidencia 

En base a los descubrimientos científicos publicados en los años 80 donde se demostraba la efectividad de las mamografías rutinarias en la detección prematura del cáncer de mama y su potencial beneficio en la supervivencia de las pacientes, en muchos países de Europa se inició la implementación de dichos programas. En la provincia de Girona, esto sucedió entre 2000 y 2002 con un programa de mamografía poblacional bianual dirigido a mujeres entre 50 y 69 años. De acuerdo con datos oficiales, la cobertura y participación en este programa ha ido aumentado año tras año gracias a los esfuerzos de las instituciones responsables. El impacto de este programa se puede ver reflejado en el incremento en la incidencia de DCIS descrito para el grupo de edad beneficiario del programa de mamografía.

Mortalidad por cualquier causa y cáncer de mama ductal in situ

Los investigadores identificaron una disminución en la tasa de mortalidad solo en mujeres entre 50 y 69 años. En el artículo, los autores especulan varias posibles explicaciones, las cuales incluyen: la mejora en las técnicas de detección, permitiendo la detección de micro-invasiones –estrechamente relacionadas con baja supervivencia—; el incremento del uso de mamografía rutinaria, o el llamado “health screen effect” según el cual mujeres que se adhieren al programa de mamografía rutinario tenderían a seguir un estilo de vida más saludable.

En general, el riesgo de muerte en el grupo de mujeres estudiada no fue diferente al de la población excepto en mujeres menores de 50 años. Esto podría ser debido a la presencia de micro-invasiones no detectadas y segundas neoplasias, lo que aumentaría su riesgo. Finalmente, los investigadores sugieren que la presencia de síndromes hereditarios, normalmente relacionados con un alto riesgo de otros canceres y elevada mortalidad, podrían estar detrás de estos resultados.

El estudio fue liderado por Aina Roca-Barceló de Imperial College London y Rafael Marcos-Gragera, y contó con la participación de investigadores del Instituto Catalán de Oncología, el Hospital Dr. Josep Trueta, Imperial College London y University of Miami Miller School of Medicine.

Artículo de referencia

Roca-Barceló A, Viñas G, Pla H, Carbó A, Comas R, Izquierdo Á, Pinheiro PS, Vilardell L, Solans M, Marcos-Gragera R. Mortality of women with ductal carcinoma in situ of the breast: a population-based study from the Girona province, Spain (1994–2013). Clin Transl Oncol. 2018;(123456789). DOI: 10.1007/s12094-018-1994-1

Ciberesp