Los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal no constituyen una población de riesgo para adquirir la infección por SARS-CoV-2

CIBER | lunes, 11 de enero de 2021

Javier P. Gisbert y María Chaparro, investigadores del CIBEREHD pertenecientes al Hospital de La Princesa han participado en un estudio internacional multicéntrico para aclarar los riesgos de los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal y sus tratamientos ante la pandemia de COVID-1. "Gracias a los resultados de este estudio conocemos que los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal (EII) no constituyen una población de riesgo para adquirir la infección por SARS-CoV-2", confirman los investigadores

La infección por SARS-CoV-2 ha constituido, sin duda, el problema de salud pública más importante en el año 2020, condicionando la atención sanitaria del resto de enfermedades a nivel mundial. Desde su irrupción como patógeno en humanos hace escasos meses, han surgido incontables cuestiones sobre distintos aspectos de la infección; la comunidad científica se ha visto acuciada a general evidencia para manejar de la mejor forma posible la COVID-19. En concreto, ha despertado gran interés, por su importancia, la identificación de poblaciones más susceptibles de contraer la infección o desarrollar formas más graves de la enfermedad.

En este sentido, los pacientes con enfermedades inmunomediadas, como la EII podrían constituir una población de riesgo, bien por su enfermedad de base en sí o por los tratamientos que reciben para controlarla. Por ello el presente estudio internacional multicéntrico se desarrrolló con el objetivo de conocer la incidencia de infección por SARS-CoV-2 en los pacientes con EII, así como el efecto de los tratamientos inmunosupresores en la COVID-19. Los autores de este estudio observaron que los pacientes con EII tenían una incidencia de infección similar a la de la población general. Además, la letalidad de la infección en dichos pacientes fue del 1%, inferior a la descrita en la población general en los meses en los que se desarrolló el estudio, que fue del 9%. Por su parte, la edad mayor de 65 años se asoció con un mayor riesgo de neumonía y hospitalización (al igual que se ha descrito en la población general). Sin embargo, el tratamiento con fármacos biológicos no se asoció con una peor evolución de la infección.

Referencia del estudio

Patients with Inflammatory Bowel Disease Are Not at Increased Risk of COVID-19: A Large Multinational Cohort Study. J Clin Med. 2020. Allocca M, Chaparro M, Gonzalez HA, Bosca-Watts MM, Palmela C, D’Amico F, et al.

Ciberehd