Biomarcadores epigenéticos en cáncer: un pilar de la oncología de precisión

Destacado
lunes, 1 de enero de 0001

El manejo clínico de los pacientes oncológicos ha pasado en los últimos años de una estrategia de tratamiento empírico basada en el perfil clínico-patológico a otra aproximación en la que se usa un sistema basado en biomarcadores que definen el perfil molecular del tumor. Esta nueva orientación ha permitido avanzar en los últimos años hacia una medicina personalizada de precisión que ha cambiado los paradigmas en oncología, permitiendo un diagnóstico más rápido y preciso y una mejor selección del tratamiento.

Las alteraciones epigenéticas se encuentran entre los biomarcadores que pueden llegar a tener un mayor impacto clínico en el campo de la oncología de precisión en los próximos años. Los biomarcadores epigenéticos son un área prometedora de investigación que presenta la capacidad de proporcionar una gran cantidad de información sobre el estado de la enfermedad tumoral. La reciente implementación de nuevas tecnologías ómicas, como los sistemas de microarrays y secuenciación masiva, está permitiendo el análisis de gran parte o la totalidad del epigenoma, lo cual producirá grandes cantidades de datos que mejorarán nuestra comprensión del desarrollo y la progresión del tumor y permitirá la identificación de un mayor número de biomarcadores epigenéticos con posibles aplicaciones clínicas.

En los últimos años la biopsia líquida ha emergido como una herramienta clínica de gran importancia en el campo de la oncología. Entre el material tumoral circulante que puede detectarse en los fluidos biológicos o biopsia líquida se encuentran importantes componentes de la maquinaria epigenética, como la metilación del ADN y los ARNs no codificantes (ncRNAs). Estas alteraciones epigenéticas tienen un gran potencial para convertirse en biomarcadores tumorales de rutina clínica, pudiendo llegar a implementarse paneles de biomarcadores epigenéticos no invasivos para el manejo clínico de los diferentes tipos de tumores tanto a nivel diagnóstico, pronóstico como para la selección y evaluación de la terapia más adecuada a cada paciente. De este modo, los biomarcadores epigenéticos, analizados tanto en muestras tumorales como en biopsia líquida, constituyen uno de los pilares importantes para alcanzar una oncología de precisión con enormes beneficios para los pacientes.

Más información

Ciberonc