Identifican las implicaciones pronósticas de los patrones de comorbilidad en pacientes críticos con COVID-19

Iván D. Benítez y Jordi de Batlle, autores principales del trabajo
CIBERES | jueves, 9 de junio de 2022

La COVID-19 tiene una amplia gama de manifestaciones, desde totalmente asintomática hasta una enfermedad grave que pone en peligro la vida y requiere ingreso en la unidad de cuidados intensivos (UCI). Esto sugiere la existencia de diferentes fenotipos en los pacientes, con implicaciones en el pronóstico.

En este trabajo publicado en The Lancet Regional Health- Europe y coordinado por Ferrán Barbé, director científico del CIBERES en el Instituto de Investigacion Biomédica de Lleida. Fundación Dr. Pifarre se ha evaluado cómo influyen los diferentes antecedentes de comorbilidad de cada paciente, tanto respecto a carga total como tipo, en el resultado clínico, la respuesta al tratamiento disponible, el riesgo de complicaciones, la mortalidad y las secuelas a 3 y 6 meses después del alta hospitalaria en 5866 pacientes COVID-19 críticos de 55 hospitales españoles.

3 fenotipos de pacientes

Se han identificado 3 fenotipos de paciente: “baja morbilidad” (58% de los pacientes), siendo los más jóvenes y con pocas comorbilidades; “alta morbilidad” (35% de los pacientes), pacientes con muchas comorbilidades; y “morbilidad renal” (7% de los pacientes), pacientes con enfermedad renal crónica independientemente de la carga de comorbilidad que tengan.

Los pacientes con los fenotipos de “morbilidad renal” o “morbilidad alta” tuvieron más complicaciones intrahospitalarias y mayor riesgo de mortalidad.

El tratamiento con corticoides, pero no con tocilizumab, redujo el riesgo de mortalidad, especialmente en los pacientes de “morbilidad renal” y “morbilidad alta”. Éstos mismos mostraron peor función pulmonar a lo largo del seguimiento, siendo los pacientes del grupo “morbilidad renal” los que tuvieron mayor riesgo de complicaciones infecciosas (6%), visitas a urgencias (29%) o reingresos hospitalarios (14%) a los 6 meses.

Como era de esperar, dos de los fenotipos identificados correspondieron a grupos de pacientes con baja y alta comorbilidad respectivamente. Sin embargo, se encontró un tercer fenotipo caracterizado por la presencia de enfermedad renal crónica, que obtuvo el peor pronóstico en todas las etapas (a lo largo de la hospitalización y considerando las secuelas posteriores al alta).

Además, incluso entre los pacientes con fenotipo de baja comorbilidad, el limitado número de sujetos de este fenotipo que tenían enfermedad renal crónica asociaron también mayor mortalidad hospitalaria. Esto confirma el papel clave de esta patología en el pronóstico de la COVID-19.

En conclusión, "esta investigación confirma que los pacientes críticos de COVID-19 se pueden agrupar en diferentes fenotipos basados en la comorbilidad que a su vez suponen diferentes implicaciones en el pronóstico"aseguran Iván Benítez y Jordi de Batlle, primeros firmantes del artículo. Esta información puede ser de relevancia clínica en la práctica clínica diaria, incluido el manejo y seguimiento de las secuelas de la COVID-19 posteriores al alta hospitalaria.

Referencia del artículo:

Prognostic implications of comorbidity patterns in critically ill COVID-19 patients: A multicenter, observational study

https://www.thelancet.com/journals/lanepe/article/PIIS2666-7762(22)00116-8/fulltext