Proponen una nueva estrategia de seguimiento para determinar el riesgo de cáncer de hígado tras superar la Hepatitis C

Manuel Romero (izq.) y Javier Ampuero
CIBER | jueves, 20 de enero de 2022

Un estudio multicéntrico publicado por la revista American Journal of Gastroenterology propone una nueva estrategia para determinar qué pacientes permanecen en riesgo de padecer cáncer de hígado tras la curación de la infección por hepatitis C. La combinación de dos pasos, elastografía transitoria y ecografía, es clave para determinar las personas que presentan mayor riesgo y, por tanto, quiénes necesitan mantener el seguimiento en consultas, según recoge este trabajo, liderado por Javier Ampuero, investigador del CIBER de Enferemedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD) y del Hospital Universitario Virgen del Rocío.

En este estudio se ha realizado el análisis de una cohorte de 1.000 pacientes de 11 hospitales andaluces. El proyecto subraya cómo es de necesaria la medicina personalizada y la evaluación individual de los pacientes con hepatitis C, incluso tras alcanzar la curación de dicha infección. “Tras la curación de la infección, el pronóstico de los pacientes cambia radicalmente existiendo un número menor de pacientes que sufrirán complicaciones derivadas del daño ya producido. En este sentido, nuestros hallazgos ponen de manifiesto que hay pacientes que mantienen riesgo de cáncer hepático, a pesar de haberse curado de la hepatitis C, y por tanto deben seguir en vigilancia estrecha, mientras que hay otros que se mantienen en seguimiento en consultas, pero podrían ser dados de alta debido a su bajo riesgo”, concluye Javier Ampuero.

La combinación de dos pasos, elastografía transitoria y ecografía, es la descrita en este trabajo para determinar los pacientes en riesgo. Las guías actuales recomiendan el seguimiento tras la curación en función de los datos basales (es decir, analítica o elastografía transitoria antes de empezar el tratamiento), mientras que el estudio propone considerar también sus modificaciones tras el tratamiento para una mejor estratificación del riesgo.

Javier Ampuero es también profesor de la Universidad de Sevilla y coinvestigador responsable del grupo SeLiver Group del área de Enfermedades Hepáticas del IBiS, que coordina Manuel Romero, jefe de grupo del CIBEREHD. En este trabajo, han participado 3 investigadores del CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas.

La hepatitis C

La infección crónica por hepatitis C es responsable de una de las hepatopatías con mayor prevalencia a nivel mundial, siendo una de las principales indicaciones de trasplante hepático. Tras la llegada de los antivirales de acción directa, la mayor parte de los pacientes pueden ser curados en pocas semanas y con pocos efectos adversos, a diferencia de lo que ocurría anteriormente.

Los profesionales de la unidad de Aparato Digestivo del Hospital Universitario Virgen del Rocío han tratado y curado a más de 1500 pacientes desde 2015, fecha en la que llegaron los antivirales de acción directa. Además, ahora se están centrando en la detección de pacientes con infección no conocida y, especialmente, en determinar qué pacientes deben mantener seguimiento en el sistema sanitario por riesgo de complicaciones tras la curación de la hepatitis C.

 

Referencia del estudio:

A 2-Step Strategy Combining FIB-4 With Transient Elastography and Ultrasound Predicted Liver Cancer After HCV Cure

Javier Ampuero, Isabel Carmona, Francisca Sousa, Jose Miguel Rosales, Ángeles López-Garrido, Marta Casado, Banca Figueruela, Ana Aparicio, Raúl Andrade, María Fernanda Guerra-Veloz, Marta Maraver, Juan Manuel Pascasio, Matías Estévez, Manuel Romero-Gomez.

El enlace al estudio es Am J Gastroenterol 2022 Jan 1;117(1):138-146. doi: 10.14309/ajg.0000000000001503.

 

Ciberehd