Un estudio internacional con participación CIBEROBN y CIBERESP concluye que el nivel de colesterol disminuye en los países occidentales

Imagen: Imperial College de Londres
Imperial College de Londres | jueves, 4 de junio de 2020

Investigadores pertenecientes al CIBEROBN y al CIBERESP han participado en un estudio internacional publicado en Nature sobre los niveles de colesterol en todo el mundo, que ha concluido que los niveles caen en los países occidentales pero crecen en naciones con  nivel socioeconómico medio-bajo, particularmente en Asia.

El estudio, dirigido por el Imperial College de Londres, es el mayor realizado hasta la fecha a nivel global y ha estudiado los datos de 102,6 millones de personas en 200 países, entre ellos España, entre 1980 y 2018. Asimismo, revela que el colesterol alto es responsable de aproximadamente 3,9 millones de muertes en todo el mundo, la mitad de ella en el este, sur y sudeste de Asia.

Los países con los niveles más altos de colesterol no HDL, que es un marcador de riesgo cardiovascular, cambiaron de los de Europa occidental, como Bélgica, Finlandia, Groenlandia, Islandia, Noruega, Suecia, Suiza y Malta en 1980 a los de Asia y el Pacífico , como Tokelau, Malasia, Filipinas y Tailandia. En España ha habido una reducción aproximada de un 0,9 mmol/litro en los niveles de no-HDL colesterol durante los 39 años analizados y se sitúa en la media europea. En concreto, los niveles en 1980 en hombres eran de 4,4 y pasan a 3,3 en 2018 y en mujeres la tasa inicial era de 4,1 y se sitúa en un 3,2.

Los investigadores apuntan que los datos de España pueden suponer una importante reducción en el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y están asociados con una mejora en el patrón nutricional.

El colesterol, que debe ser lo más bajo posible, alrededor de 2 mmol / L, puede bloquear el suministro de sangre y provocar ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Este tipo de colesterol generalmente es aumentado por las dietas altas en grasas saturadas y trans, que se encuentran en muchos alimentos procesados, en lugar de grasas insaturadas más saludables.

Los resultados del nuevo estudio revelaron que los niveles de colesterol total y no HDL han caído bruscamente en las naciones de altos ingresos, particularmente en el noroeste de Europa, América del Norte y Australia, mientras que aumentan en las naciones de bajos y medianos ingresos, particularmente en el este y sudeste de Asia. China, que tenía algunos de los niveles más bajos de colesterol no HDL en 1980, tuvo una de las mayores tasas de aumento de no HDL durante el período de estudio de 39 años.

El uso de estatinas, clave

El profesor Majid Ezzati, autor principal de la investigación del Imperial College indica: “Por primera vez, los niveles más altos de colesterol no HDL están fuera del mundo occidental. Esto sugiere que ahora necesitamos establecer políticas de regulación y fijación de precios en todo el mundo que cambien las dietas de grasas saturadas a grasas no saturadas, y preparar sistemas de salud para tratar a los necesitados con medicamentos efectivos”.

El profesor Ezzati agregó que parte de la reducción en los niveles de colesterol no HDL en las naciones occidentales se debe al mayor uso de estatinas en los países occidentales, que aún no se usan ampliamente en los países de ingresos bajos y medianos. Asimismo, los investigadores inciden en el artículo a controlar los niveles en adultos mayores de 40 años para poder prevenir accidentes cardiovasculares.

Artículo de referencia: 

Repositioning of the global epicentre of non-optimal cholesterol NCD Risk Factor Collaboration (NCD-RisC) Nature volume 582, pages73–77(2020) https://www.nature.com/articles/s41586-020-2338-1